Soy Acaso el Guardián de mi Hermano?

Te acuerdas de quien dijo esta expresión? Así es fue Caín el hijo de Adán y Eva, el hermano mayor de Abel. Esa pregunta nace de la certeza, en esa Pregunta no hay duda, más bien hay indiferencia, sin duda alguna que Caín sabía que era responsabilidad de Él, la muerte de su hermano y que su vida, la de Abel estuvo en sus manos.
Hace días escuche esta pregunta, Soy Acaso el Guardián de mi Hermano? Génesis 4, 9 Y sinceramente me cimbro, me hiso recordar, el cómo nos hemos olvidado de los otros, él como hemos dejado, no a cualquier persona en el olvido; si no a nuestros propios hermanos; a la deriva, a sus propias fuerzas y medios, incluso no solamente eso sino que con esa indiferencia les hemos “matado”.
Caín y Abel; dos hombres Religiosos, dos hombres de Dios; dos hombres de Iglesia diríamos hoy; sin embargo uno fue víctima del otro. Cuántos de nosotros somos esos hombres de Fe, de buenas costumbres, Gente de Bien, dicen algunos; pero Cuanto de Bien hacemos por nuestros semejantes? O más bien cuanto de bien dejamos de hacer? O peor aun Cuanto de mal directamente hacemos a los otros? Por que el hombre sigue Respondiendo a las necesidades de los demás, con una Pregunta y No con una Respuesta?, porque el Hombre responde con una impronta de Frialdad al mismo Dios que le cuestiona por sus hijos?
Desde aquel momento Dios tiene la respuesta a estas preguntas y sabe que el germen del pecado nos ha dominado. El Pecado te acecha como fiera que te persigue, pero tú debes dominarlo. Génesis 4, 7 y no solamente nos pide que seamos consientes del por qué vivimos en estas circunstancias negativas, sino mas bien nos exhorta a que si bien es contra una fiera con la que luchas, debemos con su Fuerza divina dominarlo. San Pablo en la carta a los Gálatas en el capítulo 5 versículo 23; nos habla del “dominio de sí mismo”, pero lo relaciona directamente a un Fruto del Espíritu Santo; es por ello que el día de hoy mi hermano, te invito a sujetar tu vida no al impulso de tu carne si no al soplo del Espíritu Divino. Si queremos ser simplemente motivadores de acciones positivas, mi hermanos estamos perdiendo el tiempo; es Dios quien te abre los ojos para que te des cuenta que es una vorágine, una fiera de situaciones negativas las que nos acechan y que con un simple pensamiento en pro de los demás es insuficiente; Dios nos llama a enraizarnos en la Fe, a semejanza del profeta, que llega a expresar “ El Celo por tu Palabra me carcome” ejemplos de la dureza de nuestro corazón los vemos a diario, en nuestras colonias, en las necesidades de los demás, en las vidas sin sentido de otros; pero Dios puede y quiere dar rumbo al mundo que en ocasiones pareciera salirse de sus manos, Dios no condena a Caín a morir, en lugar de eso lo señala como hijo suyo, para que nadie le haga daño, Dios no ha venido a señalar o a condenar al errado, más bien desea nuestra conversión a Él; pero para que se vea reflejada en ese mandamiento Supremo “Ámense los Unos a los Otros como Yo lo he Amado”. Si tú te sigues Preguntando si “Soy, Somos Acaso el Guardián de nuestros Hermanos? La Respuesta mi hermano, es Clara y concisa “SI” si Somos, Si Soy, Responsable del otro, Responsables de los demás, y con qué le Responderé a Jesús podrían decir algunos; mi hermano eso también es simple de Responder, Con los Talentos que Dios nos ha dado, solamente te pido No los entierres, porque seguiríamos Enterrando al buen Abel.
Diego Siller Ramírez
Comunidad Familia de Dios
Señor Jesús Rescata a mi Familia. Amén!
Señor Jesús Restaura a mi Familia. Amén!!
Señor Jesús Salva a mi Familia. Amén!!!

No Responses to “Soy Acaso el Guardián de mi Hermano?”

Leave a Reply