“PACIENCIA”

La paciencia es la virtud por la cual se sabe sufrir y tolerar los infortunios y adversidades con fortaleza, sin lamentarse. También significa ser capaz de esperar con serenidad lo que tarda en llegar.

 

Vivimos en un mundo frenético. La marabunta de la tecnología y el progreso de las comunicaciones nos han traído enormes beneficios y comodidades. Sin embargo, nos han hecho olvidar la paciencia y la serenidad. Hoy todo es urgente. Te mandé un mail y no lo viste. Te llamé cinco veces y no me contestaste. Te envié un mensajito por el teléfono móvil y no me respondiste. Te estuve esperando quince minutos y no llegaste. ¿Dónde te has metido? ¿Por qué no me avisaste inmediatamente? ¡Date prisa! ¡Al grano! ¿Qué estás esperando?

 

Por estas circunstancias, es importante que se aprenda a formar la virtud de la paciencia desde el seno familiar. Las dificultades cotidianas vividas con amor y paciencia nos ayudan a prepararnos para la venida del Reino de Dios. Cuando el niño pequeño llora, cuando el adolescente es rebelde, cuando la hija es respondona, cuando la esposa grita, cuando el marido se enoja, cuando el abuelo chochea, cuando otra vez han dejado entrar al perro en la casa y ha llenado todo de pelos… nos llevamos las manos a la cara y exclamamos: ¡Señor, dame paciencia… pero ahora!

 

Es cierto, la paciencia es un fruto del Espíritu Santo y debemos pedirlo constantemente. Esta virtud es la primera perfección de la caridad, como dice san Pablo: “La caridad es paciente, es servicial; no es envidiosa, no es jactanciosa, no se engríe; es decorosa, no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra en la injusticia; se alegra en la verdad. Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. Todo lo soporta” (1 Co 13,4-7)

 

La vida familiar aquí en la Tierra es un gimnasio para entrenarnos en esta virtud. Las adversidades diarias nos invitan a sufrir con paciencia la ignorancia, el error, los defectos e imperfecciones de los miembros de la familia. Sufrir con paciencia, se convierte en una hermosa obra de misericordia espiritual. ¡Cuánto más paciente ha sido Cristo con nosotros!

 

Paciencia es espera y sosiego en las cosas que se desean; Es aprender a esperar cuando realmente no quieres; Es descubrir algo que te gusta hacer mientras estás aguardando, y disfrutar tanto de lo que estás haciendo que te olvidas que estás haciendo tiempo.

 

Paciencia es dedicar tiempo a diario a soñar tus propios sueños y desarrollar la confianza en ti mismo para convertir tus deseos en realidad; Paciencia es ser complaciente contigo mismo y tener la fe necesaria para aferrarte a tus anhelos, aun cuando pasan los días sin poder ver de qué manera se harán realidad; Paciencia es amar a los demás aun cuando te decepcionen y no los comprendas, es renunciar y aceptarlos tal y como son y perdonarlos por lo que hayan hecho.

 

Paciencia es amarte a ti mismo y darte tiempo para crecer; es hacer cosas que te mantengan sano y feliz y es saber que mereces lo mejor de la vida y que estás dispuesto a conseguirlo, sin importar cuánto tiempo sea necesario; Paciencia es estar dispuesto a enfrentarte a los desafíos que te ofrezca la vida, sabiendo que la vida también te ha dado la fuerza y el valor para resistir y encarar cada reto.

 

Paciencia es la capacidad de continuar amando y riendo sin importar las circunstancias, porque reconoces que, con el tiempo, esas situaciones cambiarán y que el amor y la risa dan un profundo significado a la vida y te brindan la determinación de continuar teniendo paciencia.

 

Paciencia, tú la tienes, úsala. Señor, enséñanos a orar en familia como santa Teresa para tener paciencia: “Nada te turbe. Nada te espante. Todo se pasa. Dios no se muda. La paciencia, todo lo alcanza. Quien a Dios tiene, nada le falta: sólo Dios basta”.

 

Señor Jesús Rescata a mi Familia, Amén

Señor Jesús Restaura a mi Familia, Amén

Señor Jesús Salva a mi Familia, Amén.

 

Arturo 

Mcwalters, www.homeworkhelper.net a consultant for the council of chief state school officers, a project partner
Read More
El Maleficio y la Liberación
Curso de Formación para Sacerdotes
El Hijo de Dios se manifestó con este propósito: para destruir las obras del diablo. 1Jn 3,8
30 y 31 de Enero 2014
       
Jueves 30 Actividad Objetivo Encargado
8:30 – 9:00 Registro    
9:00 – 10:00 Misa de bienvenida – Presidida por Mons. Rogelio    
10:30 – 11:30 Tema 1: La Acción Ordinaria y Extraordinaria del Demonio Presentar desde la perspectiva bíblica la existencia y la acción del demonio en nuestra vida. P. Ernesto Maria Caro
11:30 – 12:00 Receso    
12:00 – 1:00 Tema 2: Los Brujos y su Relación con Satanás Cómo opera el demonio a través de los brujos. P. Gabriel Nanni
1:00 – 2:30 Comida    
2:30 – 3:30 Preguntas y Respuestas Presentación del Video de Fra Benigno / La posesión su posibilidad y realidad en la Biblia. P. Ernesto Maria Caro
3:30 – 4:30 Tema 3: La Acción del Maleficio en la Persona Cómo opera el maleficio en la personas que son afectadas. P. Gabriel Nanni
4:30 – 5:00 Receso    
5:00 – 6:00 Tema 4: La Lucha Espiritual de la Persona Melificada Todo el proceso espiritual que debe hacer la persona y sus familiares hasta lograr la liberación. P. Gabriel Nanni
6:00 -6:30 Receso    
6:30 -8:00 Preguntas y Respuestas   P. Ernesto Maria Caro y P. Gabriel Nanni
       
Viernes 31 Actividad Objetivo Encargado
8:30 – 9:00 Registro    
9:00 – 10:00 Tema 5: El Equipo de Liberación Cómo está Formado y su participación en la liberación. P. Ernesto Maria Caro
10:30 – 11:30 Tema 6: Elementos de Orden y Prudencia en la Sesión de Liberación Que los participantes sepan como debe llevarse la oración. P. Gabriel Nanni
11:30 – 12:00 Receso    
12:00 – 1:00 Tema 7: El Discernimiento y el Exorcismo Mayor y el Exorcismo Menor Elementos a considerarse en el proceso de discernimiento y explicación del Exorcismo mayor y menos y sus Ministros. P. Ernesto Maria Caro
1:00 – 2:30 Comida    
2:30 – 3:30 Preguntas y respuestas   P. Ernesto Maria Caro y P. Gabriel Nanni
3:30 – 4:30 Tema 8: Este Tipo de Demonio no Puede ser Sacado sino con la Oración La espiritualidad del Sacerdote cuando ha de enfrentar a las personas que han recibido un maleficio. P. Gabriel Nanni
4:30 – 5:00 Receso    
5:00 – 6:00 Tema 9: María Santísima en el Proceso de Liberación de sus Hijos Participación de la Santísima Virgen María en la liberación. Ella es la que aplasta a la serpiente. El demonio le teme muchísimo. P. Gabriel Nanni
6:00 -6:30 Eucaristía Preside uno de los sacerdotes y predica el padre Ernesto María o el Padre Nanni  
       

 

Read More