DOMINGO DE RAMOS LLAMADOS AL SERVICIO

Primera Lectura: Isaías 50, 4-7

Salmo 21

Segunda Lectura: Filipenses 2, 6-11

Evangelio según San Lucas 22, 14-23, 56

Llegada la hora, Jesús se sentó a la mesa con sus discípulos . Y les dijo: !Como he deseado celebrar esta pascua con ustedes antes de morir!Porque les digo que no la volveré a celebrar hasta que tenga su cumplimiento en el reino de Dios. Tomó entonces un cáliz, dio gracias y dijo: Tomen esto y repártanlo entre ustedes; pues les digo que ya no beber´del fruto de la vid hasta que llegue al reino de Dios. Después tomó pan, dio gracias, lo partió y lo dio a sus discípulos diciendo: Esto es mi cuerpo, que se entrega por ustedes; hagan esto en memoria mía. Y después de la cena, hizo lo mismo con el cáliz diciendo: Este es el cáliz de la nueva alianza sellada con mi sangre, que se derrama por ustedes. Pero el que me entrega está sentado conmigo en esta mesa. Porque el Hijo del hombre se va, según lo dispuesto por Dios; pero !ay de aquel que lo entrega! Entonces ellos comenzaron a preguntarse unos a otros quien de ellos era el que iba a hacer aquello. También se produjo entre ellos una discusión sobre quien debía ser considerado el más importante. Jesús les dijo: Los jefes de las naciones ejercen su dominio sobre ellas, y los que tienen autoridad reciben el nombre de benefactores. Pero ustedes no procedan de esa manera. Entre ustedes, el más importante sea como el menor, y e que manda como el que sirve. ¿Quien es más importante, el que se sienta a la mesa o el que sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Pues bien, yo estoy entre ustedes como el que sirve.” Palabra de Dios. Gloria a Ti Señor Jesús.Llamados al Servicio

En la actualidad el mundo se está moviendo hacia una “economía del servicio”. Jesús lo implantaba hace más de dos mil años. Para el católico comprometido no hay nada nuevo en lo que el mundo está ofreciendo. Pero, lo más curioso de todo esto, es que el mismo Jesús es quien pone la muestra de como realizar este servicio hacia los hermanos. El mundo está muy lejos de que sus dirigentes sean los que pongan las muestras y se bajen a mostrarse como ejemplo y testimonio de los demás. Hoy vemos a las grandes naciones entrar en pugna y en lucha por ver quien es mayor entre ellos. Un país de oriente quiere ser protagonista y ya empieza a levantar fuerte la voz y hace alarde de la fuerza que tiene.

El auténtico servicio a los demás pasa por alto los “aires de grandeza”. Entre los mismos Apóstoles de Jesús se empujaban para ocupar los mejores sitios cerca de Jesús. Hubo dos de ellos que reclamaban sentarse a la derecha y a la izquierda de su Trono. Pero, hasta para pedirlo, tuvieron miedo de hacerlo personalmente, sino que enviaron nada menos que a su propia madre para pedírselo. Pero, entre los mismos Apóstoles no se lavaron lo pies entre si para quitarse el polvo del camino. Tuvo que hacerlo Jesús y ser como el modelo de lo que ellos estaban llamados a hacer, si es que deseaban ser mayores entre ellos. Jesús les dejó muy en claro que el liderazgo no se gana por la fuerza, sino por el amor que se da al otro.

Asimismo, Jesús les enseñó que el servir auténticamente a los demás no anda con excusas mundanas para esquivar el servicio al Hermano. Jesús mismo tendría muchas excusas para no fijarse en los detalles del servicio y del amor. Tenía como excusa el enfrentar su muerte muy próxima. Sin embargo, fueron los momentos en los que más sirvió a los demás y dejó huella profunda de como hacerlo, al lavarle los pies a sus Apóstoles. Un verdadero servidor actúa cuando otros se olvida o se niegan o presentan excusas tontas para no hacerlo. Quien de verdad ama al Hermano actúa a pesar de la múltiples distracciones que se le puedan presentar.

Jesús dejó huella del servicio por amor hacia los demás. No había precedente, en esos tiempos, de que el Maestro lavara los pies de los discípulos. El que ama de verdad, es quien siempre toma la iniciativa. No espera a ver que hacen o dejan de hacer los demás. Va directamente al grano y al detalle de lo que se necesita, sin rodeos ni excusas. Todo servicio de un Hermano hacia otro, por amor, siempre apunta hacia la Cruz de la entrega y donación total y absoluta, no somos simplemente “hacedores de buenas obras” y en la búsqueda del protagonismo y de los reflectores. No hagas para otro lo que no quieres que te hagan a ti, dice Jesús en su Regla de Oro.

A la luz de lo anterior, tú mi Hermano ‚ya sabes que es lo que más necesita tu Hermano más próximo? Que esta Cuaresma sirva para ti como punto de partida para servir con amor y entrega total y desinteresada hacia los más cercanos y, en especial, hacia los más alejados, no de ti, sino de Jesús y de su Misericordia.

Señor Jesús, Rescata a mi Familia. !Amén!

Señor Jesús, Restaura a mi Familia. !Amén!

Señor Jesús, Salva a mi Familia. !Amén!

No Responses to “DOMINGO DE RAMOS LLAMADOS AL SERVICIO”

Leave a Reply