DOMINGO V DEL TIEMPO ORDINARIO – ABANDONÀNDOLO TODO LO SIGUIERON

Autora: Tanya Tamez de Galarza

Primera Lectura: Isaías     6, 1-2a. 3-8

Salmo: 137

Segunda Lectura: 1 Corintios 15, 1-11

Del santo Evangelio según san Lucas: 5, 1-11

“En aquel tiempo, Jesús estaba a orillas del lago de Genesaret y la gente se agolpaba en torno suyo para oír la palabra de Dios. Jesús vio dos barcas que estaban junto a la orilla. Los pescadores habían desembarcado y estaban lavando las redes. Subió Jesús a una de las barcas, la de Simón, le pidió que la alejara un poco de tierra, y sentado en la barca, enseñaba a la multitud. Cuando acabó de hablar, dijo a Simón: “Lleva la barca mar adentro y echen sus redes para pescar”. Simón replicó: “Maestro, hemos trabajado toda la noche y no hemos pescado nada; pero, confiado en tu palabra, echaré las redes”. Así lo hizo y cogieron tal cantidad de pescados, que las redes se rompían. Entonces hicieron señas a sus compañeros, que estaban en la otra barca, para que vinieran a ayudarlos. Vinieron ellos y llenaron tanto las dos barcas, que casi se hundían. Al ver esto, Simón Pedro se arrojó a los pies de Jesús y le dijo: “¡Apártate de mí, Señor, porque soy un pecador!” Porque tanto él como sus compañeros estaban llenos de asombro al ver la pesca que habían conseguido. Lo mismo les pasaba a Santiago y a Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Entonces Jesús le dijo a Simón: “No temas; desde ahora serás pescador de hombres”. Luego llevaron las barcas a tierra y, dejándolo todo, lo siguieron. Palabra de Dios. Gloria a Ti Señor Jesús.

Abandonándolo todo, lo siguieron

 Por lo general este pasaje del evangelio lo podemos relacionar con el gran milagro que Jesús hace mediante la pesca abundante, pero en esta ocasión queremos reflexionar más allá del milagro. Para ello tendríamos que ver que la primera acción que aparece es que el pueblo se acercaba para escuchar la Palabra de Dios, bajo este acto de Fe es como inicia lo que al final podemos ver como la pesca milagrosa.

En segundo lugar, podemos observar  tal y como lo dice la escritura, que los discípulos confiando en su Palabra actuaron y remaron más adentro, donde Jesús les había dicho y solo así es como llevaron a cabo la pesca.

Queridos hermanos primero tenemos que sentarnos a escuchar, después tenemos que creer, y entonces vendrá el milagro. Sin embargo muchos de nosotros necesitamos ver para creer, más bien tendríamos que escuchar para creer y después veremos la Gloria de Dios. Esta Fe les alcanzo a los Apóstoles para declararse pecadores al pedirle a Jesús que se apartara de ellos, y además les alcanzó para que Jesús los convirtiera en pescadores, pero de hombres. Es curioso ver como Jesús no les cambia la profesión a los Apóstoles, simplemente les cambia el objeto de su pesca.

Con lo anterior, no cabe duda Hermanos que la Palabra de Dios tiene un poder inimaginable. Sin duda que la pesca de hombres ha sido mucho más grande que la que los Apóstoles pudieron ver e imaginar, prueba de ello es que hoy estamos tú y yo, después de más de dos mil años, escuchando la Palabra De Dios y con seguridad vendrá el gran milagro que el Señor sabe que necesitamos, si no es que ya algunos de Ustedes ya lo recibieron y están gozando de la cosecha eterna.

Dios te bendice.

Señor Jesús, Rescata a mi Familia. ¡Amén!

Señor Jesús, Restaura a mi Familia. ¡Amén!

Señor Jesús, Salva a mi Familia. ¡Amén!

One Response to “DOMINGO V DEL TIEMPO ORDINARIO – ABANDONÀNDOLO TODO LO SIGUIERON”

  1. Jose Marrosu says:

    Definitivamente, insporación de Dios, gracias por compartirnos este mensaje

Leave a Reply