II Domingo de Cuaresma Orar para Transfigurar

Domingo 24 de Febrero

II Domingo de Cuaresma

Autor: Héctor Javier Torres Garza

Primera Lectura: Genesis: 15, 5-12, 17-18

Salmo: 26

Segunda Lectura: Filipenses:3, 17-4, 1

Evangelio según San Lucas: 9, 28-36

“Unos ocho días después de estos discursos, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a Juan y subió a un cerro a orar. Y mientras estaba orando, su cara cambió de aspecto y su ropa se volvió de una blancura fulgurante. Dos hombres, que eran Moisés y Elías, conversaban con él. Se veían en un estado de gloria y hablaban de su partida, que debía cumplirse en Jerusalén.

Un sueño pesado se había apoderado de Pedro y sus compañeros, pero se despertaron de repente y vieron la gloria de Jesús y a los dos hombres que estaban con él. Como éstos estaban para irse, Pedro dijo a Jesús: “Maestro, ¡qué bueno que estemos aquí! Levantemos tres chozas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.” Pero no sabía lo que decía. Estaba todavía hablando, cuando se formó una nube que los cubrió con su sombra, y al quedar envueltos en la nube se atemorizaron. Pero de la nube llegó una voz que decía: “Este es mi Hijo, mi Elegido; escúchenlo.” Después de oírse estas palabras, Jesús estaba allí solo.

Los discípulos guardaron silencio por aquellos días, y no contaron nada a nadie de lo que habían visto.”

PALABRA DE DIOS. GLORIA A TI SEÑOR JESÚS

Orar para Transfigurar

Estamos ante una de las manifestaciones más grande de Jesús: La Transfiguración, donde por un momento Jesús enseña a sus elegidos Pedro, Santiago y Juan, el cielo; no llamó a cualquier persona, sino a los que están más allegados a Él, los premió llevándoselos a orar al cerro y mostrándoles este gran evento.

El momento cuando la Transfiguración sucede, no es cualquiera, sino cuando Jesús está en oración, en comunicación perfecta con el Padre; así nos enseña que las cosas más maravillosas suceden cuando estamos en oración. Nos recuerda que antes de todo debemos de orar. Tal vez podemos ser Servidores, Predicadores, Pastores pero si no oramos, la obra del Señor no va a estar completa en nosotros.

El Evangelio también nos menciona que Moisés y Elías conversaban con Jesús de su misión, lo que nos representa que Jesús esta con la Ley (Moisés) y los Profetas (Elías) y en Él se cumplen las promesas del Antiguo Testamento, sustituyéndola todo por la Nueva Alianza.

La reacción de Pedro al querer hacer 3 chozas para Jesús, Moisés y Elías, simboliza ese estado de “bien estar” en el que se encontraba; el Cielo terrenal; el estado perfecto de paz, armonía y amor. Esto lo podemos comparar o al menos un poco, cuando estamos en un retiro y no queremos que se acabe, no queremos salir a nuestro mundo rutinario; preferimos estar en ese lugar, sintiendo la presencia de Jesús y en Comunidad con nuestros Hermanos.

Por último y no menos importante, Papá Dios nos dice: “Este es mi Hijo, mi Elegido; escúchenlo.” No solo es oír con los oídos, esto no nos ordena a escuchar a Jesús; sino escuchar con todos lo sentidos y el corazón; guardar en nuestro corazón la Palabra y ponerla en práctica. El Evangelio es para ponerlo en práctica. Recordemos lo que Jesús mismo nos dijo “No todo el que me dice: Señor. Señor, entrará en el reino de los cielos: sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos”

Gloria a Dios

Señor Jesús, Rescata a mi Familia. ¡Amén!

Señor Jesús, Restaura a mi Familia. ¡Amén!

Señor Jesús, Salva a mi Familia. ¡Amén!

No Responses to “II Domingo de Cuaresma Orar para Transfigurar”

Leave a Reply